Bertrand Rocher

Bertrand Rocher

Head of Credit Research
Mirova**

Marc Briand

Marc Briand

Head of Fixed Income
Mirova

Desde que se produjo la invasión rusa de Ucrania a principios de este año, muchos países —especialmente los de toda Europa— han recibido una llamada de atención en lo que se refiere a los suministros de energía. El objetivo a largo plazo sigue siendo la sustitución de los combustibles fósiles por fuentes de energía renovable. Pero, teniendo en cuenta la actual necesidad de garantizar la seguridad energética, ¿cuál es la factibilidad de las fechas propuestas?

En junio, el gigante energético ruso Gazprom redujo el flujo de gas natural a través del gaseoducto Nord Stream 1 en un 60 % para solucionar un problema técnico1. En julio, ya lo había cerrado por completo. El mantenimiento de la tubería, que hasta entonces había suministrado la mitad del gas utilizado por Alemania, sigue siendo motivo de preocupación en gran parte del norte de Europa2.

Muchos ven esto como otro ejemplo de la necesidad de librarnos de nuestra dependencia del carbón, el petróleo y el gas, y limitar nuestra sujeción a regímenes externos con actitudes a veces hostiles. Pero el abandono gradual de los combustibles fósiles no es para nada una tarea sencilla.

Actualmente, el sector energético es el origen de alrededor de las tres cuartas partes de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI)3 y es fundamental para evitar los peores efectos del cambio climático. Sin embargo, alcanzar el «cero neto» es un objetivo que implica numerosos desafíos: va a exigir una combinación de esfuerzos en el campo de la electrificación, la aceleración del despliegue de energías renovables —como la eólica o la solar— y la optimización del consumo de energía.

Además, la demanda de combustibles fósiles está aumentando a nivel mundial, los precios de la energía se han disparado, y la «seguridad energética» ha pasado a ocupar los primeros puestos de la agenda de muchos países, desplazando a la «transición energética». Según el Foro Económico Mundial, esta transición debe verse «impulsada por un aumento de las inversiones en energías limpias, un refuerzo de las ambiciones políticas y una transformación del consumo de energía de la industria y de los particulares»4.

La volatilidad del mercado de la energía —al principio por culpa del COVID y luego por el repunte de la oferta a causa de la reapertura— y la guerra en Ucrania han hecho que los precios de la energía se disparen, afectando gravemente tanto a los hogares como a empresas.

Algunos se han preguntado si el ritmo del paso a las energías renovables no va a provocar demasiado dolor para las economías a corto plazo, mientras que otros argumentan que los costes cada vez mayores del cero neto van a afectar más duramente a los más pobres. En el Reino Unido, por ejemplo, una corriente opositora cada vez más abierta dentro del gobierno asegura que la transición energética va a ser injusta5.

Según un informe de un influyente comité de asuntos económicos de la Cámara de los Lores, se han detectado discrepancias entre los objetivos de generación de energía con bajas emisiones de carbono del gobierno británico y sus planes para ponerlos en práctica. El informe también hace hincapié en que el Reino Unido debe asegurarse de que la sustitución de los combustibles fósiles no dependa de los minerales que se utilizan en las tecnologías de generación de energías renovables, como los paneles solares, las turbinas eólicas y los vehículos eléctricos6.

Incluso también hay quien se ha cuestionado si el despliegue acelerado de nuevas capacidades de generación de energías renovables en todos los países es posible en la práctica.

En mayo, por ejemplo, los desarrolladores de energías renovables de Australia —y otros países— se vieron en dificultades a la hora de entregar a tiempo sus proyectos, debido a que el aumento de los precios mundiales de la energía estaba incrementando los costes del acero y otros materiales. Además, las cadenas de suministro procedentes de China, incluyendo las de los microchips y las tecnologías solares, estaban sufriendo unos retrasos significativos7.

Al mismo tiempo, al otro lado del Atlántico, un fallo de la Corte Suprema de los Estados Unidos a finales de junio parece haber retrasado el plan de los Estados Unidos para realizar una transición a las energías limpias. El tribunal dictaminó que la Agencia de Protección Ambiental no podía utilizar la Ley de Aire Limpio para llevar a cabo una transformación de todo el sistema sin la aprobación explícita del Congreso8.
Hasta finales de julio, los objetivos en materia de energía limpia de la economía más grande del mundo se habían visto estancados por la actuación del senador demócrata de Virginia Occidental Joe Manchin, quien se ha negado en repetidas ocasiones a apoyar los planes de su partido en asuntos climáticos9.

Actualmente, Manchin ha llegado a un acuerdo con los líderes del partido para aprobar un paquete modificado que incluiría 369 000 millones de dólares para programas relacionados con la energía y el cambio climático10. Pero los detalles siguen sin estar claros y no se descarta otro cambio radical de postura.

A pesar de todo, la actividad no se ha detenido a nivel estatal: al menos 16 estados tienen ahora leyes que exigen la reducción de las emisiones de GEI11. Pero los estados que apoyan la transición son casi todos demócratas. Hará falta una actuación del gobierno federal para impulsar el cambio en los estados liderados por los republicanos.

Todavía hay medidas federales que el presidente Biden puede implementar sin la aprobación del Senado, como la imposición de unas regulaciones estrictas para las plantas de carbón y gas.

De hecho, este ha indicado que podría estar dispuesto a declarar el cambio climático una emergencia nacional, lo que le permitiría recurrir a los poderes ejecutivos para forzar medidas que permitan hacer avanzar su agenda climática12. Aun así, es probable que esto no sea suficiente13 para cumplir con el compromiso por parte de los Estados Unidos en el marco de los Acuerdos de París de reducir al menos a la mitad las emisiones de GEI para 203014.

Además, quienes estén esperando un cambio de política significativo deben tener en cuenta que las conversaciones sobre el clima de la COP27 de noviembre van a coincidir con las elecciones de medio mandato de los Estados Unidos.
Según la Agencia Internacional de Energía (AIE), junio fue el primer mes en que, según los registros, la UE ha importado más gas de EE. UU. que a través de gasoductos procedentes de Rusia15.

Con su plan «RePower EU», Europa tiene como objetivo diversificar el suministro de gas al tiempo que se aleja de los proveedores rusos. Actualmente, la UE depende de las importaciones de gas de este país para alrededor del 45 % de su suministro total16. Sin embargo, como parte del plan, Europa tiene como objetivo sustituir completamente el suministro ruso en 2027.

El plan consiste en un enfoque triple. A corto plazo, el suministro de energía y la seguridad van a ser la máxima prioridad, dado el elevado riesgo de interrupción en los meses venideros. Para cumplir los objetivos, se va a centrar en optimizar y ampliar la infraestructura de gas existente con el fin de facilitar la adopción de unas fuentes de suministro más diversas.

Los Estados Unidos y los grandes productores de Oriente Medio, como Qatar, van a tener un papel importante a la hora de cerrar esta brecha. Además, también es probable que haya un aumento a corto plazo de la producción de energía a partir del carbón —especialmente en Alemania— para cubrir el déficit de energía asequible.

A medio y largo plazo, este enfoque cambiará. El cambio energético actuará como acelerador de muchas otras iniciativas ya en curso a nivel europeo, entre las que destaca el plan «Fit For 55», que tiene como objetivo reducir las emisiones de GEI del continente en un 55 % de aquí a 203017.
Los combustibles fósiles van a seguir teniendo una gran importancia en los mercados energéticos, incluso aunque las alternativas ecológicas se implanten más rápido de lo esperado. Aun así, las compañías que forman parte de esta transición —las relacionadas con la energía eólica, solar, nuclear, hidroeléctrica y de biomasa, y con su almacenamiento— son muy recomendables para invertir.

La energía nuclear ofrece el mayor potencial para generar energía con unas bajas emisiones de carbono, pero es cara y no está exenta de polémicas. Con todo, esto no ha supuesto un impedimento para los miembros del Parlamento Europeo: en julio, votaron a favor de incluir la energía nuclear en la taxonomía ecológica de la UE18.

En el Reino Unido, mientras tanto, el gobierno ha dado luz verde a construcción la nueva central nuclear de Sizewell C, en la costa de Suffolk. Se prevé que para 2050 el país genere 24 GW de electricidad de origen nuclear, tres veces la cifra actual, lo cual podría cubrir hasta el 25 % de su demanda de electricidad19. Este cambio de actitud, así como una dinámica positiva de la oferta y la demanda, significan que la energía nuclear y el uranio podrían convertirse en unas ideas de inversión interesantes.

El gobierno del Reino Unido también ha apoyado la energía eólica y dio su aprobación a seis proyectos eólicos marinos en julio; se espera que la capacidad energética proyectada ascienda a un total de 8 GW, o lo que es lo mismo, la suficiente para dar energía a más de 7 millones de hogares. Esto se encuadra en una estrategia más amplia que tiene como fin aumentar significativamente el despliegue de las energías renovables, incluyendo un incremento de la capacidad eólica marina hasta los 50 GW de aquí a 203020.

En otro apartado, el hidrógeno verde es otra área prometedora: por kilo, contiene 2,2 veces más energía que el gas natural, 2,75 veces más que la gasolina y tres veces más que el crudo21. Convertido en electricidad, calor o gas natural, ofrece la oportunidad de aprovechar el excedente de electricidad generada a partir de energías renovables, producir gas natural sin utilizar combustibles fósiles y proporcionar al sector del transporte un combustible con bajas emisiones de carbono y un nivel cero de contaminación en el punto de uso.

Sin embargo, cualquier debate sobre las oportunidades que ofrece la transición energética debe incluir a los vehículos eléctricos (VE). Por su parte, se prevé que la demanda no haga sino aumentar: los consumidores compraron 6,6 millones de vehículos eléctricos el año pasado —el doble que en 202022 — y el total podría crecer en más de un 60 % en 2022 hasta alcanzar los 10,6 millones23.

Teniendo en cuenta que los consumidores esperan que el coste total de propiedad sea cada vez más atractivo, el desarrollo de un ecosistema de carga para apoyar a la nueva flota de vehículos eléctricos en circulación podría ser la próxima gran oportunidad de inversión que ofrece la transición energética.

La diversidad intelectual permite desarrollar ideas más complejas. Y las ideas son oportunidades.

Descubra The Expert Collective

GLOSARIO
  • Transición energética: La transformación del sector energético mundial desde unos sistemas de producción y consumo de energía basados en combustibles fósiles a unas fuentes de energía renovables. El cambio en las fuentes de energía no renovables como el petróleo, el gas natural y el carbón a energías renovables, como la eólica o la solar, es posible gracias a los avances tecnológicos y a un interés social por la sostenibilidad.
  • Fit For 55: Una serie de propuestas interconectadas que tienen como objetivo garantizar una transición justa, competitiva y ecológica de aquí a 2030 y más allá. A nivel general, el paquete de la UE refuerza ocho instrumentos legislativos ya existentes y presenta cinco nuevas iniciativas en una amplia gama de áreas políticas y sectores económicos: clima, energía y combustibles, transporte, edificios, uso de la tierra y silvicultura.
  • Cero neto: Un concepto que intenta describir el equilibrio de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) para que la suma de todos los GEI emitidos por las actividades humanas sea cero. Por explicarlo de una manera sencilla, el «cero neto» es el nivel que necesitamos alcanzar —reduciendo las emisiones de GEI al punto más cercano posible de cero—, con cualquier emisión restante o residual reabsorbida en la atmósfera, por los bosques y océanos, por ejemplo, o compensada mediante tecnologías que la eliminen de la atmósfera.
1 Fuente: CNBC, July 2022, https://www.cnbc.com/2022/07/05/germany-fears-russian-gas-flows-could-be-about-to-stop-for-good.html
2 Fuente: The Guardian, July 2022, https://www.theguardian.com/world/2022/jul/21/how-reliant-is-germany-and-europe-russian-gas-nord-stream
3 Fuente: IEA, August 2021, https://www.iea.org/reports/greenhouse-gas-emissions-from-energy-overview/data-explorer
4 Fuente: WEF, Fostering Effective Energy Transition 2022, https://www.weforum.org/reports/fostering-effective-energy-transition-2022
5 Fuente: BBC, March 2022, https://www.bbc.com/news/uk-politics-60572049
6 Fuente: House of Lords, Economic Affairs Committee, ‘Investing in energy: price, security, and the transition to net zero’, July 2022, https://committees.parliament.uk/publications/23165/documents/169430/default/
7 Fuente: The Guardian, May 2022, https://www.theguardian.com/environment/2022/may/24/supply-chain-delays-and-steel-costs-are-part-of-perfect-storm-stalling-renewable-energy-growth
8 Fuente: The Conversation, July 2022 https://theconversation.com/the-supreme-court-has-curtailed-epas-power-to-regulate-carbon-pollution-and-sent-a-warning-to-other-regulators-185281
9 Fuente : The Guardian, July 2022, https://www.theguardian.com/us-news/2022/jul/16/joe-manchin-biden-climate-democrats-climate-plans
10 Fuente: The Guardian, July 2022, https://www.theguardian.com/us-news/2022/jul/27/manchin-deal-democrats-schumer-reconciliation-bill-climate-health
11 Fuente: NCSL, 2021, https://www.ncsl.org/research/energy/greenhouse-gas-emissions-reduction-targets-and-market-based-policies.aspx
12 Fuente: ESGtoday, July 2022, https://www.esgtoday.com/biden-calls-climate-change-an-emergency-considers-use-of-executive-powers-to-take-action/
13 Fuente: Rhodium Group Research, October 2021, https://rhg.com/research/us-climate-policy-2030/
14 Fuente: NBCnews, April 2021, https://www.nbcnews.com/politics/white-house/biden-will-commit-halving-u-s-emissions-2030-part-paris-n1264892
15 Fuente: Bloomberg, July 2022, https://www.bloomberg.com/news/articles/2022-07-01/us-lng-supplies-to-europe-overtake-russian-gas-iea-says#xj4y7vzkg
16 Fuente: IEA, March 2022, https://www.iea.org/news/how-europe-can-cut-natural-gas-imports-from-russia-significantly-within-a-year
17 Fuente: European Commission, May 2022, https://ec.europa.eu/commission/presscorner/detail/en/IP_22_3131
18 Fuente: Reuters, July 2022, https://www.reuters.com/business/sustainable-business/eu-parliament-vote-green-gas-nuclear-rules-2022-07-06/
19 Fuente: UK government Policy Paper, ‘British energy security strategy’, April 2022, https://www.gov.uk/government/publications/british-energy-security-strategy/british-energy-security-strategy#nuclear
20 Fuente: ESGtoday, July 2022, https://www.esgtoday.com/uk-greenlights-8-gw-of-offshore-wind-projects/
21 Fuente: Mirova, February 2021, https://www.im.natixis.com/images/docs/articles/2021-02---Hydrogen---ENG---defv-1-.pdf
22 Fuente: IEA, January 2022, https://www.iea.org/commentaries/electric-cars-fend-off-supply-challenges-to-more-than-double-global-sales
23 Fuente: BloombergNEF, Electric Vehicle Outlook 2022, https://about.bnef.com/electric-vehicle-outlook/

* CFA® y Chartered Financial Analyst® son marcas comerciales registradas propiedad del Instituto CFA.

** Mirova US es un asesor de inversiones con sede en los EE. UU. y una filial en propiedad absoluta de Mirova. Mirova opera en los EE. UU. a través de Mirova US. Mirova US y Mirova han firmado un acuerdo en virtud del cual Mirova proporciona a Mirova US experiencia en inversión y análisis que Mirova US combina con su propia experiencia a la hora de asesorar a los clientes.

Este material se ofrece solo con fines informativos y no debe considerarse como asesoramiento en materia de inversión. Los puntos de vista expresados en este artículo pueden cambiar y no se puede asegurar que los acontecimientos se desarrollen según lo previsto en el mismo.