Como cada año, el Barómetro de Carteras Global de Natixis Investment Managers ofrece una visión de las carteras modelo y las decisiones de asignación de activos de todo el mundo. La edición de este año destaca una serie de tendencias y observaciones resultantes del análisis de 353 carteras modelo con un rating de riesgo moderado y gestionadas por asesores financieros y empresas de gestión patrimonial de todo el mundo durante el último semestre de 2019.

La exposición a los benchmarks dio buenos resultados en 2019
2019 fue un buen año para apostar por los benchmarks. Aunque las estrategias de retorno absoluto presentaron una rentabilidad positiva durante este año, no fueron tan fructíferas como otras inversiones más tradicionales en renta fija y variable. Prácticamente todas las clases de activos experimentaron una subida, y los mercados de renta variable y fija obtuvieron sus mejores rendimientos de los últimos diez años.

En consonancia con las altas rentabilidades de los mercados globales, nuestro estudio anual de las carteras de asesores financieros muestra que las más orientadas a los fondos de renta variable de crecimiento de alta capitalización fueron las que tuvieron el mejor rendimiento en 2019. Las carteras de los asesores financieros estadounidenses tuvieron unos resultados especialmente buenos, al presentar el mayor promedio de asignación a renta variable con un 53 %, tras desbancar del primer puesto al Reino Unido en 2018 (Figura 1).

Figura 1 – Promedio de asignación de las carteras de los asesores financieros por país a finales de 2019
Figure 1 – Average Allocation Across Financial Advisors’ Portfolios by Region at the End of 2019

Sigue habiendo diferencias entre países
Seguimos observando una enorme disparidad en la manera en que los inversores de cada país hacen sus asignaciones a las diferentes clases de activos a la hora de construir carteras modelo de riesgo moderado (Figura 2). Los asesores británicos y estadounidenses presentan las mayores asignaciones a renta fija, con una presencia en sus carteras de más del 50 %, mientras que en Francia las asignaciones a renta fija apenas superan el 30 %. En cambio, en España y América Latina se asigna alrededor del 40 % a renta fija, mientras que en el Reino Unido y Francia la proporción se acerca más al 20 %. Esto se debe, en parte, a las diferencias culturales entre los asesores, por lo que los mismos niveles de tolerancia al riesgo pueden dar lugar a carteras completamente distintas en cada país.

Es interesante observar que, aunque las carteras típicas de los asesores franceses son las que presentan la proporción de renta variable más baja en 2019, no fueron sin embargo las que obtuvieron los peores resultados de nuestro grupo de referencia gracias a la diversificación en activos inmobiliarios y alternativos (Figura 2).

Figura 2 – ¿Qué país tuvo el mejor rendimiento en 2019? Rendimiento a 12 meses frente al riesgo en las carteras típicas de los asesores financieros por país
Figure 2 – Which Region Performed Best in 2019? 12-month Performance vs. Risk in Financial Advisors’ Typical Portfolios by Region

Europa está en cabeza en cuanto a asignaciones ESG
También existen claras diferencias entre países en cuanto a las tendencias de inversión ESG (medioambiental, social y de gobierno corporativo). La inversión socialmente responsable es cada vez más común en Europa,
donde los fondos «con conciencia social» (según el término empleado por Morningstar para referirse a un cumplimiento siquiera mínimo de las directrices ESG) suponen ya un 14 % de las carteras de los asesores franceses analizadas. Del mismo modo, la cartera modelo moderada típica que ofrecen las grandes instituciones financieras españolas contiene un 19 % de fondos con conciencia social, proporción que alcanza el 22 % en los Países Bajos.

El gran interés que despierta la inversión ESG en Europa se debe probablemente a la combinación de una mayor demanda por parte de los inversores, el aprovechamiento de una situación reguladora favorable y la constatación de que la inversión ESG no conlleva una rentabilidad menor en muchos países (Figura 3). Por su parte, la menor adopción de la inversión ESG por parte de los asesores financieros de Estados Unidos y América Latina puede ser el resultado de una oferta más reducida de fondos ESG, especialmente en el caso de la renta fija, y la menor rentabilidad relativa que han venido ofreciendo los fondos de renta variable ESG en comparación con sus homólogos más tradicionales.

Figura 3 - Rendimiento de la inversión ESG frente a los fondos de renta variable tradicionales entre el 1 de enero de 2017 y el 31 de diciembre de 2019
Figure 3 - ESG vs. Traditional Equity Fund performance Jan 1, 2017 – Dec 31, 2019 

¿Qué podemos esperar en el futuro?
Si 2019 fue el año en el que apostar por los benchmarks, 2020 se presenta muy diferente. Como hemos podido ver a finales de febrero de 2020, el panorama puede cambiar de un día para otro.

La mayoría de las carteras no estaban preparadas para la desbandada de los mercados desatada por los temores originados por el coronavirus y el desplome de los precios del petróleo.

Con la vuelta de la volatilidad y el punto final a un periodo de 11 años de mercado alcista, los asesores financieros van a contar con más oportunidades de revisar sus modelos para tener más claras sus fuentes de rentabilidad, diversificación y riesgo.

Para saber más acerca de cómo han afectado las decisiones de asignación a los niveles de riesgo y rentabilidad de las carteras, lea la versión completa del Barómetro de Carteras Global de 2019.

Descargar informe
1 Las carteras modelo analizadas fueron definidas como de riesgo moderado por las propias empresas. Consulte la metodología completa en el informe.

2 Natixis Portfolio Clarity®. Metodología: Inversiones «centradas en ESG» utilizando los criterios de Morningstar según la propia declaración de los gestores.

Natixis Portfolio Clarity® es una marca comercial registrada de Natixis Advisors, sociedad limitada en los Estados Unidos.

Las estadísticas de este informe están basadas en la rentabilidad simulada para las carteras modelo entre el 1 de julio y el 31 de diciembre de 2019. Estas estadísticas son por tanto representativas, no cifras históricas reales.


Los análisis y opiniones a los que se hace referencia en este documento se remontan al 29 de febrero de 2020.

Estos, al igual que la composición y las características de la cartera mostrada, están sujetos a cambios.

No se puede asegurar que los acontecimientos se desarrollen según lo previsto en este documento.

La información sobre el rendimiento en el pasado no es indicativa de un rendimiento en el futuro.


La provisión de este material o la referencia en el mismo a valores, sectores o mercados específicos no supone ni un asesoramiento en materia de inversión, ni una recomendación, ni una oferta para comprar o vender valores, ni una oferta de servicios. Una inversión implica riesgos, incluyendo el riesgo de incurrir en pérdidas.

Los inversores deben tener en cuenta los objetivos, riesgos y gastos de cualquier inversión antes de llevarla a cabo.

Este documento se ofrece solo con fines informativos y no debe considerarse como asesoramiento en materia de inversión.


Este documento puede contener referencias a propiedades intelectuales, índices y marcas comerciales que son propiedad de sus respectivos dueños y que puede que no estén registrados en todos los países.

Estos dueños no guardan relación con Natixis Investment Managers ni con ninguna de sus empresas relacionadas o afiliadas (mencionadas de manera colectiva como «Natixis») y no patrocinan, respaldan ni participan en la provisión de ninguno de los servicios, fondos u otros servicios financieros de Natixis.

La información sobre los índices incluida en el presente documento procede de terceras partes y se ofrece tal cual está.

El usuario de esta información asume todos los riegos derivados del uso de la misma.

Cada una de las terceras partes implicadas en la compilación, informatización o creación de información sobre los índices excluye toda garantía (incluyendo, entre otras, cualquier garantía de originalidad, corrección, integridad, pertinencia, ausencia de incumplimiento, comerciabilidad y adecuación para un fin en concreto) con respecto a dicha información.