La incesante marcha del cambio tecnológico genera nuevos riesgos para la seguridad de personas, empresas y gobiernos. Sin embargo, según aparecen nuevas amenazas a esa necesidad básica, se dan nuevos pasos para mitigarlas. Esta demanda constante y creciente de salud y seguridad en todos los aspectos de nuestra vida, desde la protección de los datos y los pagos seguros hasta la seguridad aeroportuaria y el transporte seguro, constituye una gran oportunidad de inversión diversificada y diferenciada dentro del universo de la inversión temática.

Existen buenas oportunidades en cada una de las partes de la cadena de valor de la seguridad. El tema no es únicamente la ciberseguridad; también la seguridad automovilística, la seguridad de los alimentos y la seguridad de las personas. Las oportunidades son excelentes prácticamente en todos los rincones de la economía.

Frederic Dupraz Frederic Dupraz
Frederic Dupraz, gestor jefe de la estrategia temática de Seguridad, explica por qué las empresas seleccionadas de la cartera de este fondo temático se sitúan a la vanguardia de los cambios que están produciéndose en la protección real y digital de nuestras actividades cotidianas.

 

¿Cómo se inició usted en la inversión en renta variable temática?

Empecé mi carrera profesional en consultoría de gestión, donde aprendí a entender y analizar las empresas en profundidad. Como analista de fusiones y adquisiciones, observé el modo de trabajar de las empresas y aprendí a qué aspectos debía atender para calibrar si la dirección estaba siendo honesta, entre otras cosas.

Mi primera experiencia en el sector de gestión de activos fue en 2006, después de dos años en gestión de patrimonios. Luego asumí la responsabilidad de gestión de una cartera dedicada al tema de la “seguridad”, que en aquel momento era amplio y relativamente desconocido.

Ese desconocimiento suponía que debíamos explicar constantemente al mercado la estrategia y el motivo por el que la seguridad debería ser una de las principales prioridades de todas las personas. Teníamos que mostrar al mercado un modo diferente de contemplar la seguridad. Así, a medida que el mercado maduraba y la oportunidad se iba comprendiendo mejor, las inversiones fueron aumentando.

Creo que este es un tema muy atractivo por la amplia gama de empresas en las que es posible invertir. Las oportunidades van desde compañías de servicios hasta negocios de seguridad cibernética altamente tecnológicos, seguridad automovilística y control de plagas. De modo que accedemos a un rango muy diverso de modelos de negocio para construir una cartera diversificada.

¿Qué es lo que determina la necesidad de invertir en seguridad, y cuáles son sus principales áreas de enfoque como gestor jefe?

Bueno, la seguridad es una necesidad humana esencial. En psicología y teoría motivacional, la seguridad forma parte de la jerarquía de necesidades de Maslow, que incluye factores como la seguridad, la ley y el orden.

Pero, a decir verdad, yo no fui consciente del potencial de un producto “seguro” hasta hace unos 10 años. Creo que su importancia se hizo crucial cuando el cambio tecnológico empezó a avanzar con mucha más rapidez. Solo hay que observar cómo las actividades diarias están aseguradas por fuerzas que son prácticamente invisibles y en todos los ámbitos: viajes, compras por Internet, producción de energía o redes sociales. Esos recursos intangibles sustentan el entorno de la seguridad humana en nuestro mundo actual.

De ahí que la seguridad se haya vuelto prioritaria para personas, consejeros delegados, directores de entidades financieras y jefes de gobierno.Y creo que continuará impulsada por la urbanización, el aumento de supervisión normativa, la innovación y la globalización, porque los riesgos actuales traspasan las fronteras y pueden surgir en cualquier lugar del mundo y en cualquier momento.

Si pensamos, por ejemplo, en el sector automovilístico, vemos que el contenido de seguridad de un vehículo moderno se ha duplicado desde hace algunos años, y probablemente volverá a hacerlo en los siguientes gracias a los avances en tecnologías de seguridad y asistencia al conductor. Y el contenido de seguridad está aumentando en todas las demás verticales.

Mi atención se dirige especialmente a la seguridad física: el mundo real. Pero también cubro ciberseguridad y servicios de pagos. El tema es amplio y abarca tecnología, lo digital y el mundo real.

¿Cómo se dividen lo digital y el mundo real en la estrategia?

El mundo digital representa más de la mitad de la cartera, pero también pueden identificarse buenas oportunidades en el mundo real, ya que es un mercado menos cubierto por los analistas. Creemos que hay más posibilidades de descubrimiento de precios en esa parte del mercado, cuya estructura también está mucho más fragmentada.

No obstante, existen buenas oportunidades en cada una de las partes de la cadena de valor de la seguridad. El tema no es únicamente la ciberseguridad; también la seguridad automovilística, la seguridad de los alimentos y la seguridad de las personas. Las oportunidades son excelentes prácticamente en todos los rincones de la economía.

Con el auge de los dispositivos conectados e Internet de las Cosas, ¿no hay cierta intersección entre las empresas de la estrategia de Seguridad y la estrategia de IA y Robótica?

La incorporación de cualquier nueva tecnología siempre debe acompañarse de seguridad. La seguridad, por sí misma, es un capacitador de la robótica y la inteligencia artificial. Lo mismo ocurre con la seguridad cibernética, ya que el elemento de seguridad hace posible detectar hackers dañinos antes de que el riesgo se materialice.

Es inevitable que ambas estrategias compartan algunos aspectos, especialmente si hablamos de la seguridad en el sector de automoción. Los vehículos autónomos son más seguros, pero también son autónomos... Es decir, hay aspectos que se solapan a la hora de asignar la empresa o el sector a una estrategia.

En el ámbito del software también vemos emerger nuevas empresas de ciberseguridad que utilizan inteligencia artificial en todo su modelo de negocio.

Parece que “temática” ha sustituido a “ESG” como la palabra de moda para 2019. ¿Hasta qué punto es difícil distinguirse en un contexto así de competitivo?

En primer lugar, creo que la inversión temática es bastante fácil de explicar porque trata de cosas que todos conocemos bien. Incluye temas a largo plazo que ya han entrado a formar parte de nuestras vidas. ESG también es una forma de pensar a largo plazo.

Ya sé que la frase es muy manida, pero al invertir en ESG se invierte en empresas que estarán ahí durante mucho tiempo, por lo que integramos ESG en nuestro proceso de un modo concienzudo y consciente.

Para nosotros, la inversión temática no es solo cuestión de gestionar carteras; también se trata de encontrar buenas empresas y buenas ideas en las que invertir. Creo que añadimos valor porque distinguimos entre las empresas que simplemente están aprovechando la moda a corto plazo, los conceptos que no se sostendrán en el futuro, y las que se benefician de motores de crecimiento estructural a largo plazo, e invertimos en las segundas.

Contamos con un punto fuerte y exclusivo de nuestro equipo: llevamos haciendo esto más de 10 años como media. Conocemos el sector mejor que otros, por lo que sabemos cómo invertir en este complejo universo. Estamos al tanto del panorama de inversión en su totalidad, y los miembros del equipo de inversión se respetan mutuamente en cuanto a sus convicciones y sus conocimientos.

¿Se dirigen a una audiencia de inversores específica?

Los clientes minoristas y mayoristas suelen ser más receptivos, ya que la idea de la seguridad es relativamente fácil de articular. Estos clientes tienden a entender bien en qué están invirtiendo.

Europa es un mercado natural para nosotros, y en la actualidad es el mayor mercado de inversión temática. Asia ofrece buenas oportunidades de entrada, ya que allí la inversión temática se entiende peor. Por eso, acceder a esa región es parte de nuestra estrategia para los próximos años. EE. UU. es el siguiente paso lógico, dado que es un mercado que realmente no ha avanzado en el concepto temático.

Por otra parte, el mercado institucional nos parece más bien una partida que jugar a largo plazo. El apetito de las instituciones por este tipo de inversión generalmente es menor, pese a que nuestro proceso de inversión es enormemente sólido. El reto que plantea ese mercado es que, como es un entorno basado en la consultoría, las estrategias de inversión temática tienden a ser tachadas de algo que no son, lo que lo vuelve más complicado. No obstante, cabe señalar que empezamos a ver cómo algunos consultores se interesan por lo que hacemos, lo que puede ser presagio de oportunidades atractivas en los próximos años.

Aun así, y aunque hemos encontrado algo de potencial en el universo institucional en los últimos cinco años, es un mercado mucho . más difícil y su ciclo de ventas es mucho más largo.

¿Se llevaron alguna sorpresa inicial en cuanto a la capacidad del mercado de comprender la inversión temática?

Creo que al principio nos sorprendió lo difícil que le resultaba al mercado entender cómo definimos nuestro universo de inversión. Apartándonos de la “norma” en la inversión temática, al desarrollar nuestro proceso de inversión eliminamos, consciente y deliberadamente, el impedimento de la “pureza” que exigen muchos de nuestros homólogos para la inclusión en el universo o los fondos, tradicionalmente de un 20% o un 50%.

En Thematics, lo único que exigimos al servicio o la tecnología vinculada al tema es un “liderazgo de mercado demostrable”, lo que nos permite acceder a más empresas que tienen productos en fase temprana de desarrollo, y por tanto de alto crecimiento. Hemos observado que los clientes y los clientes potenciales del mercado han recibido bien esa idea, confiando en los conocimientos y la perspectiva de nuestro equipo, y que aprecian la oportunidad de acceder a universos de inversión más amplios y profundos gracias a nuestro enfoque.

Al mismo tiempo, comprenden que nuestras estrategias siguen estando muy expuestas (“puras”), y seguirán estándolo, en relación con sus límites temáticos. Debido a esa innovación, nuestra capacidad de acceder a algunas tecnologías de alto crecimiento, denominadas “menos puras”, ha sido un elemento diferenciador atractivo frente a fondos ya establecidos en el mercado, aunque insistimos en que esas oportunidades seguirán siendo una parte reducida de las estrategias en el futuro.

¿Cómo es la hoja de ruta de Thematics para los próximos tres años?

En agosto de este año recibiremos a un nuevo gestor de cartera en la estrategia de Seguridad, y se incorporará un nuevo gestor en el equipo de Thematics. Además, tenemos previsto añadir dos gestores de cartera a finales de año, por lo que puede decirse que nuestra contratación está siendo muy activa.

Mientras, debemos atender a la rentabilidad, que confiamos en que producirá un crecimiento de los activos. Ya estamos empezando a verlo después de algunos resultados esperanzadores conseguidos desde el lanzamiento de nuestras estrategias. Nuestro objetivo de AUM es de 5.000 millones de USD en los próximos años, algo que creemos bastante factible si la rentabilidad sigue siendo positiva.

Entrevista realizada en abril de 2019
Natixis Investment Managers
RCS Paris 453 952 681
Capital : 178 251 690 €
43 avenue Pierre Mendès France
75013 Paris, France
www.im.natixis.com

THEMATICS ASSET MANAGEMENT
Una filial de Natixis Investment Managers.
Una SAS (Société par Actions Simplifiée) francesa con un capital social de 150.000 euros. RCS París: 843 939 992. Regulado por la AMF (Autorité des Marchés Financiers), bajo el número GP 19000027.
43, avenue Pierre Mendès France 75013 París, Francia.

Este documento se proporciona con fines informativos únicamente a los proveedores de servicios de inversión u otros clientes profesionales y, cuando así lo exijan las normativas locales, únicamente previa solicitud por escrito. Este documento no puede ser utilizado con clientes no profesionales. Es responsabilidad de cada proveedor de servicios de inversión asegurarse de que la oferta o venta de valores de fondos de inversión o servicios de inversión de terceros a sus clientes cumpla con la legislación nacional aplicable.